Bodega de Nueva York preserva los discos de vinilo en la era digital

Dosis Sonora

La aguja cae y la banda de culto The Motifs resuena entre montañas de discos en una bodega húmeda que alberga la colección de música pop más grande de Estados Unidos.

La biblioteca privada independiente conocida como ARChive of Contemporary Music (ARCHIVO de Música Contemporánea) en una calle del barrio Tribeca del bajo Manhattan, tiene más de tres millones de discos, la mayoría de vinilo y algunos CDS y casetes, sin mencionar la vasta colección de recuerdos.

 

"Estás constantemente descubriendo cosas que no conocerías", dijo a la AFP su confundador B. George, desde su escondite detrás de las estanterías.

En una época dominada por el streaming y la efímera utilización de los medios digitales, lugares como ARChive pueden ser vitales para la preservación física de copias que pueden ser claves para escuchar esa música en el futuro.

 

La noticia durante el verano boreal de que unas 500.000 grabaciones de leyendas como Billie Holiday, Louis Armstrong, Joni Mitchell y Eric Clapton fueron destruidas en un incendio en Universal Studios en 2008 puso de manifiesto la importancia de salvaguardar las copias físicas.

Algo del trabajo perdido incluye másters de grabaciones, que son la materia prima para reediciones lucrativas y publicaciones póstumas.

 

Aunque nada puede reemplazar un máster perdido, George dijo que las disqueras han recurrido a su archivo para editar versiones con un sonido lo más cercano al original posible. Dos discos de una reedición de la difunta superestrella nigeriana Fela Kuti, por ejemplo, fueron hechos de vinilos que pertenecen al ARChive.

"Tratar de mantener una colección intacta es verdaderamente importante", dijo George.

  • Síguenos en redes sociales: